El anteproyecto de ley de eficiencia procesal del servicio…

El anteproyecto de ley de eficiencia procesal del servicio público de la justicia: la perspectiva de futuro de la mediación.

 

El pasado 15 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de ley de eficiencia procesal del servicio público de la justicia que actualmente se encuentra en fase de tramitación.

Establece un sistema multipuertas regulando varios medios de solución de controversias, debiendo utilizarse en cada caso, el más adecuado a cada controversia.

Introduce en su articulo primero el concepto de MASC y define como medio adecuado de solución de controversias, cualquier tipo de actividad negocial a la que las partes de un conflicto acuden de buena fe con el objeto de encontrar una solución extrajudicial al mismo, ya sea por si mismas o con la intervención de un tercero neutral y recogiendo entre los mismos la mediación, la conciliación, la opinión neutral de un experto independiente, la oferta vinculante confidencial o la negociación entre las partes, directamente o través de sus asesores legales.

Mediante esta nueva regulación se pretende que la ciudadanía utilice las vías de acuerdo antes de acudir a la jurisdicción por entender que ello contribuye a la reconstrucción de las relaciones sociales, a la cohesión ciudadana, participando directamente en la solución de los conflictos y, en definitiva, a la cultura de la paz.

Establece como requisito de procedibilidad, en el orden jurisdiccional civil, con carácter general, acudir previamente a algún medio adecuado de solución de controversias, para que sea admisible la demanda, teniendo que existir una identidad, entre el objeto de la negociación y el objeto del litigio, aún cuando las pretensiones sobre dicho objeto pudieran variar.

Será preceptiva la asistencia letrada a las partes cuando se acuda a un medio adecuado de solución de controversias, ya sea con el objeto de cumplir el requisito de procedibilidad o estemos ante un supuesto de derivación judicial, en el caso de que se acuda a la formulación de una oferta vinculante, cuando se acuda a la conciliación privada o a la mediación, siempre que el conciliador o el mediador no sea profesional del derecho, no siendo preceptiva en estos supuestos la asistencia letrada, cuando la cuantía del asunto controvertido no supere los 2000 euros o bien cuando la ley lo exceptúe expresamente.

El ámbito de aplicación de los medios adecuados de solución de controversias, será en los asuntos civiles y mercantiles, quedando excluidas las materias laboral, penal y concursal, así como los asuntos de cualquier naturaleza, con independencia del orden jurisdiccional en que deban ventilarse, en los que una de las partes sea una entidad perteneciente al Sector Público.

Finalmente se prevén una serie de actuaciones tendentes a la institucionalización de los MASC, como la creación de las UMASC, -unidades de métodos adecuados de solución de controversias-, que tienen la función de informar a los ciudadanos y a los profesionales sobre su naturaleza, contenido, efectos de su utilización, y recursos existentes, así como auxiliar a los diferentes órganos judiciales respecto a la conveniencia de derivación de un determinado caso a una actividad negocial, y al mismo tiempo, ayudar a determinar la que procede según los indicadores y características del conflicto.

La mediación, -medio adecuado de solución de controversias, en que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador-, que viene siendo utilizada en nuestro país desde hace muchos años, se seguirá regulando por lo dispuesto en la Ley 5/2012 de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles y en su caso por la legislación autonómica que resulte de aplicación, si bien la disposición final tercera del anteproyecto modifica algunos de sus artículos para adaptarlos a la nueva regulación.

Las instituciones de mediación de los Colegios Profesionales y las asociaciones de mediación vienen resolviendo conflictos a través de la mediación y formando mediadores desde hace muchos años, con lo que contamos con un elenco de mediadores bien formados.

Sería precisa una mayor difusión de la mediación por parte de los poderes públicos para que la mediación fuera conocida por la ciudadanía y se utilice como medio de resolución de conflictos en lugar de acudir a los juzgados y tribunales.

Es de desear que con la nueva regulación que establece el anteproyecto y con las actuaciones tendentes a la institucionalización de los MASC, la mediación sea conocida por la ciudadanía y utilizada como medio de resolución de conflictos, contribuyendo a la reconstrucción de las relaciones sociales, a la cohesión ciudadana, participando los ciudadanos directamente en la solución de los conflictos y que se promueva la cultura de la paz.

admin